LA DUQUESA AMADRINA A DOS BURRITOS. El bautizo de "Rosa y Pepín”, como así fueron bautizados los dos asnos, tuvo lugar en La Casa del Burro en la localidad cordobesa de Rute.

Hemos visto a la Duquesa de Alba en un sinfín de situaciones, casi siempre involucrada en actos solidarios por causas benéficas para ayudar a los más desfavorecidos. Pero también hay un lado menos conocido por la aristócrata, y es su pasión por los animales. Siente un gran amor por éstos y todos ocupan un lugar especial en su casa. Desde los perros que hay en el Palacio de Dueñas hasta los caballos y burros que están en la finca de Córdoba.

Leer más: Se cumplen 10 años...

Otro tesoro literario de la Sacristía es esta crónica de un viaje a Rute, capital del surrealismo puro. Mi amistad con Raúl del Pozo me ha influido más que cualquier libro...

Camilo, que vive en el Coral Beach, donde los rusos se mean en el estanque de los peces, me citó a las once menos cinco y salimos hacia Rute, en compañía de Serafín Quero, catedrático de Literatura en Alemania y el doctor Andrés Manuel Sánchez Cantos que abre barrigas en el hospital de Marbella.

El nobel se lo pasa muy bien en la Costa del Sol, entre la carne rosada y los cabellos de oro, por la noche baila tanguillos o valses, por la mañana escribe el discurso de contestación al académico Mario Vargas Llosa pero, de pronto, escucha su tambor interior y tiene que ir a dar el chapuzón en la España del aguardiente.

Leer más: VIAJE A LOS BURROS

Tenía yo cuatro años. Estaba yo en una finca, no lejos de un bosquecillo circular donde se escuchaba el ruido de la noria. La hacia funcionar un asno con los ojos vendados.

Interminablemente. Declinó la tarde, y yo no era capaz de dejar de mirarlo. Cuando ya me llevaban, corrí hacia él y, empinándome, le besé la cabeza.

Leer más: LA MILITANCIA BORRIQUERA DE ANTONIO GALA

El asno, la acémila, el pollino tan despreciado por el hombre pero tan íntimamente servicial, y al que este le debe en gran parte lo que es y que generoso, ha dado al antropoide listo mucho más de lo que él como borrico recibió la carga y el palo.

Hoy le he recordado como cartero del pasado que llevaba en sus repletas alforjas, con paso firme y seguro, la radio, el telégrafo, el teléfono, la radio y la televisión.

Leer más: APOLOGÍA DEL ASNO

Uno de los tesoros literarios que guardamos en la Sacristía es este magnífico artículo que el insaciable escritor nos dedicó:

El hombre , que es bestia desagradecida de natural, llama burro al necio y cerdo al sucio, quizá me ocupe de estas dos desconsideradas licencias dentro de poco, que ahora toca loar a quien bien se lo merece : el primero de los dos animalitos dichos.

Leer más: ELOGIO DEL ASNO. CAMILO JOSÉ CELA (Premio Nobel de Literatura).