Son días poco dados para meterse en la sierra de Rute a primera hora de la mañana y subir hasta la reserva de animales de Adebo. Pero con nieve o barro, esto es lo que viene haciendo desde hace treinta años Pascual Rovira, presidente y creador de esta asociación conservacionista. Su vieja y abollada camioneta le sube a diario por las revueltas del camino, en pleno pinar de Rute. Es el compromiso moral que Rovira tiene con sus animales, más de 90 burros que cuida y protege de la extinción. «Durante siglos, el asno fue fiel compañero del hombre en los más duros trabajos, ahora se merecen un retiro digno y una protección», confiesa Pascual.

Leer más: Burros inmortales

Es el fruto del trabajo de cinco años de trabajo de investigación de los periodistas Desiderio Mondelo y Eliseo García Nieto

El burro es un animal tan ligado a nuestra historia que merece un libro propio. Algo así pensarían el periodista Eliseo García Nieto y el fotógrafo Desiderio Mondelo. Juntos emprendieron hace un lustro un camino de investigación y documentación por todo el país para rescatar su presencia en nuestra memoria (a veces de pez). El resultado es una obra de título elocuente: “Hermano asno”, un guiño a la fraternidad con este animal tan necesario como ignorado. Se ha presentado en Rute, en La Cuadra, y sobran las razones. Si alguien ha reivindicado ese ajuste de cuentas con el pasado, ése es Pascual Rovira, con su asociación Adebo. Por eso tiene un capítulo destacado en este ingente libro.

Leer más: Se presenta en Rute “Hermano asno”, un compendio de la presencia del burro en nuestra historia

Ser burro en la localidad cordobesa de Rute es sinónimo de fortuna, cuando la esperanza de vida de un animal casi de leyenda depende de aterrizar en el lugar adecuado y toparse con la persona oportuna.

Pascual Rovira, el príncipe de los asnos, lleva 28 años dedicado al digno oficio de valedor de una especie al borde de la extinción, y esta “militancia borriquera” le acredita como “asnólogo”, asegura en una entrevista con Efe.

Leer más: Rute, el olimpo de los burros afortunados

El «Año Marrano» ha empezado en Córdoba y no en el calendario chino sino en «la República borriquera» de Pascual Rovira, un animalista cordobés defensor del burro que ha iniciado una campaña para dignificar el cerdo como animal base de la agroalimentación española y para su preservación.

«Yo sufro de 'asnomanía'", confiesa Pascual, presidente de la Asociación para la Defensa del Burro (Adebo), en su finca de Rute o «república animalista anarcopoética borriquera», donde más de cien burros conviven con perros, gatos y donde la estrella de este año es «Dior», un cerdo de siete años y de 300 kilos que campa a sus anchas por el lugar.

«Espero que aquí no nos apliquen el 155» bromea Pascual, que ha explicado que en su casa «cada animal vive la vida como quiere» teniendo incluso privilegios excepcionales, entre ellos el ejemplar porcino, del que ha dicho que «tiene un plan de jubilación; él va a salvar sus jamones porque no lo vamos a sacrificar».

Leer más: Arranca el «Año Marrano» en Córdoba