EL BURRO DE LA MADERA

Giasperini que tiene nombre de tenor y que es Mayor de la Policía de Calcata (pueblo cercano al Roma), quieren que sus chicos patrullen en burro. Por un lado evita la "coña" que hay en la ITV con los coches de policía, a los que siempre les pasa algo: si no son los taqués, son los amortiguadores.

Porque los chorizos respetan poco las tapicerías y dan portazos. 

Así que a partir de mañana todos en burro, a patrullar, a mantener la paz y el orden. Y si se oye un rebuzno, ya sabe el vecindario quien ha sido.

Dice Luigi Gasperini que los burros llevan siglos siendo ridiculizados y son tan eficaces como los caballos e inspiran más ternura. A esta conclusión llegó mucho tiempo antes Pascual Rovira, que con ADEBO (Asociación de Defensa del Borrico), defiende en Córdoba la memoria de los nietos de Platero, y los ampara en en cielo de avena y paja. Ojalá todo burro tuviera un Rovira.

Gasperini añade que estos animales son más limpios que los coches. Cuestión peligrosa a debatir entre los habitantes de Calcata, pueblo precioso de ceramistas y casas medievales. A partir de ahora tienen una buena razón para mirar al suelo, por si el Cuerpo" da de cuerpo".

Qué hermoso patrullar el de los cascos de los burros-policía, con sus orejas agitadas avisando que van de servicio, y su rebuzno de sirena urgente. Y que suerte la de los detenidos de Calcata, porque irán al "talego" sentaditos en la grupa.

RAFAEL MARTINEZ-SIMANCAS.