VIAJE A LOS BURROS

Otro tesoro literario de la Sacristía es esta crónica de un viaje a Rute, capital del surrealismo puro. Mi amistad con Raúl del Pozo me ha influido más que cualquier libro...

Camilo, que vive en el Coral Beach, donde los rusos se mean en el estanque de los peces, me citó a las once menos cinco y salimos hacia Rute, en compañía de Serafín Quero, catedrático de Literatura en Alemania y el doctor Andrés Manuel Sánchez Cantos que abre barrigas en el hospital de Marbella.

El nobel se lo pasa muy bien en la Costa del Sol, entre la carne rosada y los cabellos de oro, por la noche baila tanguillos o valses, por la mañana escribe el discurso de contestación al académico Mario Vargas Llosa pero, de pronto, escucha su tambor interior y tiene que ir a dar el chapuzón en la España del aguardiente.

Nos cuenta en el camino que en esta villa se aparece Jesucristo fumando ducados a una mujer que se llama Mariquilla Gálvez " El Cristo es como Arafat. No es ese rubio de los Países Bajos que pintaban los flamencos". Ayudado por Quevedo, dice cosas del reverendo ojo del culo. “Claudio Cesar promulgó un edicto mandando a todos, que aunque estuviesen comiendo no estuviesen el pedo, conociendo lo importante que es para la salud ". El catedrático de literatura   apostilla: También dijo Quevedo que no hay gusto más descansado que después de haber cagado". Camilo no nombra jamás a un escritor vivo como no sea a Quevedo y cuando el doctor recordaba que a la mejor puta se le escapa un pedo, nos vimos con Pascual Rovira, el Asís de los burros, muchacho agudo y de buen entendimiento. El cielo se llena de culebrillas y Pascual confirma que siempre que llega Camilo llueve. Entre las gotas y los rayos refulgentes presenciamos otro prodigio; el prodigio del cuervo. Un pájaro negro y gris , de pico fino y carnicero, calzón de plumas , cola escalonada durante el vuelo nos acompañó todo el día posándose en nuestras cabezas , saliendo a darse un vuelo , por los pinares y volviendo, saltando desde la higuera al lomo de los burros , o de las orejas de Camilo a la mano de Pascual.

Camilo se retrata para la historia, con el cuervo en el hombro, mientras matamos el gusanillo al pie de los alambiques y de los hornos de la fábrica: Hijos de Rafael Reyes, S.A".

Nos cuenta Camilo que es de buena lágrima y que en la boca resulta muy fino, con una armonía perfecta entre el anís, dulzor y alcohol, con un elegante y persistente recuerdo.

El anís Machaquito de Rute, elaborado a partir del aceite esencial de Matalahúga natural, alcanza los 55 grados y es el mejor que se hace en España, va contra la corriente de los gustos y de las multinacionales.

Pascual nos insiste en que los burros han sido nombrados 127 veces en la Biblia, simboliza la paciencia, y un compañerismo que conmueve "Para nosotros ese animal es una entelequia sagrada y hemos iniciado una cruzada para dignificar su existencia".

Camilo y su escudero de Rute en los últimos cinco años han rescatado más de cincuenta ejemplares, cenizosos, marrones, negros, borrachos y viejos.

"A Mandela le tuvieron emparedado en una cuadra durante cinco años, y lo rescatamos casi ciego. Otra borriquilla salvaron en Rubite (Granada), la habían arrojado a un barranco, atada a una nevera. Es que en España quedan sólo sesenta mil burros y se merecen tanta protección como el águila imperial o el buitre.

Cuando Cristo se aparece en Rute, fuma ducados y siempre llega en asno. La militancia borriquera de Camilo y de su arriero plenipotenciario consiste en organizar exaltaciones al jumento.

ULTIMA NOTICIA

Pascual le ha hecho una putada a Camilo, cruzando el borriquito de Alberti con la pollina de Camilo, sabiendo que tal ayuntamiento cabreará a los dos escritores..

RAÚL DEL POZO (Vicios de la Corte..)

EL MUNDO.

(Contraportada)